Centro de Excelencia para la Reducción de la Oferta de Drogas Ilícitas - CdE

Gestión de Activos Ilícitos y Flujos Financieros

Publicado en octubre de 2022

Contextualización del tema.

El problema del crimen y la violencia ha sido llamativo en América Latina en las últimas décadas, región que tiene algunos de los peores indicadores del mundo en estas áreas. En este grupo de países se han desarrollado planes, acciones y proyectos con la intención de mejorar la seguridad pública en general.

En cuanto al papel de las instituciones públicas en el combate a las organizaciones criminales en Brasil, un aspecto parece haber ganado destaque en la agenda de políticas públicas y en la percepción de la sociedad: la descapitalización de estas organizaciones. En otras palabras, las instituciones encargadas de monitorear y reprimir el delito han valorado acciones que resultan en una pérdida económica efectiva destinadas a desarticular los grupos criminales.

Cada vez es más común que los policías encargados de investigar a los grupos delictivos perciban que, luego de una importante aprehensión de drogas, el trabajo policial debe continuar con el fin de buscar responsabilizar a los “top” de las organizaciones criminales, así como perjudicar a los grupos. En ese sentido, este capítulo busca destacar las estrategias internacionales para descapitalizar el crimen, además de presentar el contexto brasileño.

En un primer momento, se presentará una metodología que ha sido utilizada por UNODC con el propósito de estimar el tamaño del mercado ilícito. Si en Brasil es posible observar un avance operativo en la descapitalización del crimen, el país aún carece del desarrollo de metodologías similares para la sistematización de la información y producción de datos, que permitan estimaciones más precisas sobre la economía movida por las actividades criminales. Esta metodología se conoce como la medición de “flujos financieros ilícitos”.

A continuación, se explorarán algunas prácticas prometedoras en el tema de gestión de activos incautados del crimen. Este tema también ganó relevancia en Brasil en los últimos años, siendo una importante área de acción del poder público, con el objetivo de desalentar el crimen a través de los recursos generados a partir de los bienes incautados a las organizaciones criminales. El CdE lanzó recientemente un boletín sobre el tema titulado “Gestión de Activos del Tráfico de Drogas – Descapitalizando el Crimen Organizado para Fortalecer las Políticas Públicas en Brasil”¹.

Flujos financieros ilícitos

Hoy, la economía global está integrada y los flujos financieros legales e ilegales se mueven fácilmente alrededor del mundo. Esta noción de extraterritorialidad desde la perspectiva del sistema financiero, a partir de las normas jurídicas y políticas de los distintos Estados, crea un ambiente propicio para la manipulación de los recursos monetarios que transitan de un lugar a otro (MACHADO, 2017), con la práctica siendo lavado de dinero recurrente² y evasión de divisas.

Las estimaciones indican que el valor global del mercado transnacional de drogas ilícitas ronda los 450 y 600 mil millones de dólares (GLOBAL FINANCIAL INTEGRITY, 2017). Esta cifra deriva del tamaño de las incautaciones de las principales drogas a nivel mundial (cocaína, anfetaminas, marihuana y opioides), registradas por los más de 130 países asociados al protocolo de registro de incautaciones de drogas ilícitas de Naciones Unidas.

Para tener una dimensión del problema, el informe elaborado por la Comisión de Políticas de Drogas del Hemisferio Occidental detalla el proceso de lavado de dinero derivado de prácticas ilegales, que tiene como objetivo introducir recursos en fondos legítimos a través de artimañas contables para engañar al origen ilícito del dinero. . “Lavado de activos” es como la publicación nombra esta práctica, ya que los productos ilícitos no son solo dinero³, sino también de bienes valiosos como piedras preciosas, artículos de lujo e incluso monedas digitales (WESTERN HEMISPHERE DRUG POLICY COMMISSION, 2020).

La publicación también señala el transporte masivo de divisas a través de las fronteras como una de las principales vías para el lavado de dinero: una vez que los montos ingresan a un país extranjero, se convierten en moneda local y se depositan en una institución financiera a través de métodos fraudulentos. Este delito tiene un impacto significativo en el presupuesto público de los estados, y en 2013 se estimó que los países latinoamericanos no lograron recaudar más de US$ 1 billón de salidas de capitales ilícitos (WESTERN HEMISPHERE DRUG POLICY COMMISSION, 2020).

Criptomonedas y flujos financieros ilícitos

Actualmente se están utilizando nuevas modalidades para el lavado de dinero, entre las que se han destacado las transacciones en criptomonedas. Asimismo, se deben mejorar las técnicas de investigación y decomiso de este tipo de bienes para frenar la delincuencia ante los nuevos desafíos que se presenten.

Publicación realizada por UNODC y el Centro Regional de Información y Coordinación de Asia Central para Combatir el Tráfico Ilícito de Estupefacientes, Sustancias Psicotrópicas y Sus Precursores (CARICC) destaca el uso común de las criptomonedas como forma de pago por “servicios criminales” o productos ilícitos. La posibilidad de realizar aplicaciones fragmentadas, a través del semi-anonimato, son recursos operados por organizaciones criminales para el lavado de dinero, así como el intercambio de criptomonedas como forma de pago entre ellas.

Para tener una idea del problema, entre los 20 países en los que se identificó la mayor intensidad de uso de criptoactivos, hay países donde hay una alta producción de drogas, como Colombia y Afganistán, así como Estados identificados como los principales rutas del narcotráfico. Ante esta rápida innovación, los organismos de seguridad aún están desarrollando las herramientas necesarias para la investigación efectiva de los delitos que utilizan criptomonedas (UNODC; CARICC, 2021).

EUA

A partir de 2014, EE. UU. reconoció los activos virtuales como bienes a efectos fiscales, que ya han generado una considerable recaudación fiscal en el país. En cuanto a las incautaciones de criptomonedas, en 2021 se confiscaron alrededor de 1,2 millones de dólares. Luego de la incautación de este tipo de activos, se convierte a moneda local, la cual se deposita en fondos administrados por el gobierno de EE.UU. Otra forma de devolver a la sociedad los criptoactivos incautados es a través de subastas, que también recaudan un valor monetario considerable (ídem).

Reino Unido

En 2021, la Policía Metropolitana del Reino Unido realizó una incautación récord de USD 250 millones en criptomonedas, vinculadas al lavado de dinero de actividades delictivas.

Alemanha

En 2019, la policía alemana cerró las actividades de una red conocida como The Wall Street Market que operaba en la Darknet, en la que se traficaban drogas (cocaína, heroína, marihuana y anfetaminas), datos sustraídos, entre otras actividades ilícitas. Dentro de este mercado con miles de vendedores y transacciones ilícitas, se utilizaron ofertas de criptomonedas (ídem).

Brasil

En 2021, la Policía Federal de Brasil incautó R$ 150 millones en criptomonedas en una sola operación, que estaban vinculadas a un esquema piramidal financiero ilegal. Además, la Policía Federal de Brasil confiscó más de R$ 1 mil millones en criptomonedas durante el mismo año.

Fuente: UNODC; CARICC, 2021.

En este sentido, a partir de 2003 surgió un movimiento global de “justicia fiscal”. que tenía la capacidad de influir en las políticas públicas en todo el mundo. Posteriormente, en 2013, una serie de propuestas innovadoras en esta materia aparecieron en las agendas de varios grupos de países, como el G8, G20 y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCOE), de cierta manera, la agenda de las FFI surge como una oposición a la idea de que el problema de la corrupción es un problema exclusivo de los países más pobres (COBHAM; JANSKÝ, 2020).

Además de la importancia de estos temas como áreas de conocimiento en sí mismos, su relevancia como parte de un esfuerzo global en el contexto de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, cuya meta 16.4 tiene como uno de sus propósitos la reducción de los flujos financieros ilícitos. En 2015, Naciones Unidas creó un indicador con el propósito de reducir los flujos financieros ilícitos en el ámbito de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como se muestra en la siguiente tabla.

Meta de la Agenda 2030

Fuente: INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS APLICADAS (2018).
Elaborado por: CdE – Centro de Excelencia para la Reducción de la Oferta de Drogas Ilícitas.

En Brasil, poco se ha producido en esta área. Hay algunas excepciones a las publicaciones que se enfocan en este tema, como la investigación que hace una evaluación económica del narcotráfico en el estado de Acre, en la que se realiza un análisis económico y financiero del narcotráfico en esta región, además de identificando los factores comunes entre las personas que migran a esta actividad (LIMA LIMA, DA SILVA, ALMEIDA, 2011).

La falta de indicadores que permitan medir las actividades ilícitas es una de las mayores dificultades en la planificación de políticas públicas para restringir el tráfico de drogas y delitos conexos. En ese sentido, el tema de los “Flujos Financieros Ilícitos” (FFI) cobra importancia como un campo de conocimiento complejo con potencial para apoyar acciones en el área de la seguridad pública.

Por lo tanto, además de una estimación global de las IFE, la reducción efectiva de los flujos financieros ilícitos requiere la construcción de indicadores que abarquen la complejidad de las diferentes etapas de la cadena productiva de un mercado ilícito, considerando las peculiaridades regionales y locales, así como el mapeo actividades encaminadas a descapitalizar las organizaciones criminales.

En esta sección, el trabajo del Centro de Excelencia para Información Estadística de Gobierno, Seguridad Pública, Victimización y Justicia (CdE México) — Proyecto de la UNODC con sede en México que trabaja en asociación con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el desarrollo de sistemas estadísticos sobre seguridad y justicia penal. Entre las áreas de actuación de CdE México se encuentra el desarrollo de metodologías y estudios con el objetivo de medir los flujos financieros ilícitos.

Una publicación reciente titulada Marco conceptual para la medición estadística de los flujos financieros ilícitos, preparada por la UNODC en conjunto con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), brinda una descripción general de esta metodología, que se analizará a continuación.

Metodología

La definición aportada por UNCTAD y UNODC para referirse a las IFE amplía el entendimiento más allá de las prácticas ilícitas, incluyendo en el cálculo de estos flujos también conductas asociadas a algunas prácticas fiscales y comerciales. La Clasificación Internacional de Delitos con Fines Estadísticos (ICCS) identifica cuatro actividades que pueden generar FFI:

    1. Actividades fiscales y comerciales
    2. mercados ilegales
    3. Corrupción
    4. Actividades de explotación y financiación del delito y el terrorismo

De cada una de estas cuatro actividades surgen dos etapas, la primera es la generación de ingresos en sí misma, que se refiere a las transacciones transfronterizas realizadas “en el contexto de la producción de bienes y servicios ilícitos o que generan ingresos ilícitos para un actor durante un período no transfronterizo”. actividad ilícita productiva”. La segunda etapa se refiere a la gestión de ingresos ilícitos, que está relacionada con “transacciones transfronterizas que utilizan ingresos ilícitos para invertir en activos financieros y no financieros o para consumir bienes y servicios” (CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE COMERCIO Y DESARROLLO; OFICINA DE LAS NACIONES CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2020, págs. 7-8 (nuestra traducción).

Uno de los grandes desafíos en la clasificación de los flujos financieros ilícitos es su naturaleza multidimensional y la posibilidad de referirse a una amplia gama de actividades, desde los flujos que se originan en operaciones ilegales y la posibilidad de que estos se trasladen a fondos lícitos, creados a partir de medios lícitos, pero utilizado ilegalmente. Además, no todas las IFE se generan a partir de actividades ilícitas, ya que este indicador también puede incluir la evasión fiscal agresiva, ya que se considera una operación perjudicial para el desarrollo sostenible en muchos países, a pesar de no ser una práctica ilegal (CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE COMERCIO Y DESARROLLO OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2020).

Categorías de actividades que pueden generar flujos financieros ilícitos

Fuente: UNCTAD; UNODC.

En algunas investigaciones de UNODC, se considera un flujo financiero ilícito cuando estas prácticas cruzan la frontera de un país a otro. La metodología descrita en este capítulo es una forma conceptual de presentarla. Cada investigación puede presentar peculiaridades, las cuales se adecuan de acuerdo a las variables investigadas, así como a la realidad descrita.

Uno de los principales retos de este tipo de estudios es la obtención de datos e información, que muchas veces se encuentran dispersos entre diferentes organismos gubernamentales. Por lo tanto, parte del trabajo que implica el cálculo de los FFI requiere una capacidad de articulación con diferentes instituciones productoras de información por la naturaleza de sus actividades. o por su experiencia en el desarrollo de conocimientos, con el fin de asegurar la calidad de los datos obtenidos con el fin de agregarlos adecuadamente.

En ese sentido, la metodología tiene un carácter flexible, considerando que debe adaptarse al tipo de mercado y práctica ilegal que se pretende verificar, y posibilita la elaboración de estudios y estimaciones —que pueden apoyar la planificación de la seguridad y protección pública políticas para reducir la oferta de drogas ilícitas.

A modo de ejemplo, el CoE México ha ido mejorando esta metodología de medición de flujos financieros ilícitos y adaptándola a la realidad de los países donde se realizó esta estimación. Se hizo un primer esfuerzo para aplicar la metodología en un piloto realizado en México, Colombia, Ecuador y Perú en los últimos años, enfocándose en los siguientes mercados ilegales: narcotráfico, trata de personas, tráfico de inmigrantes y minería ilegal.

Los beneficios potenciales de desarrollar este tipo de información se refieren a una mayor capacidad para orientar los recursos públicos en la lucha contra las organizaciones criminales, que muchas veces son escasos. Comprender las FFI puede contribuir a acciones más efectivas en la lucha contra el crimen.

Gestión de bienes incautados

El tema de la gestión de los bienes incautados ha ganado espacio en el escenario internacional como una buena práctica que beneficia a la sociedad en su conjunto al apoyar la lucha contra la delincuencia, al mismo tiempo que estimula el incremento del presupuesto público. En este sentido, la producción de conocimiento sobre el tema cobra relevancia como uno de los objetivos para mejorar su accionar en el ámbito de las políticas públicas. En esta sección se presentará la convención de Naciones Unidas que trata este tema, así como algunas iniciativas de otros organismos internacionales y proyectos que tratan el tema con el objetivo de inducir mejoras en el área.

Metodología y descripción de experiencias

ONU

El tema de la gestión de activos es un esfuerzo global continuo que se puede ver, por ejemplo, en el párrafo 3 del artículo 31 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (UNCAC) de 2005. Uno de los aspectos importantes de este dispositivo es el estímulo para crear de mecanismos para la descapitalización de los bienes derivados de prácticas delictivas, así como la gestión de estos bienes. El artículo antes mencionado que trata el tema de la gestión de activos sigue en el recuadro.

Artículo 31
Embargo preventivo, embargo y decomiso

1. Cada Estado miembro, en la mayor medida permitida por su ordenamiento jurídico interno, adoptará las medidas necesarias para autorizar el decomiso:
a) Del producto de un delito calificado en virtud de la presente Convención o de bienes cuyo valor corresponda al de dicho producto;
b) Los bienes, equipos u otros instrumentos utilizados o destinados a ser utilizados en la comisión de delitos calificados conforme a la presente Convención.
2. Cada Estado miembro adoptará las medidas que sean necesarias para permitir la identificación, localización, embargo preventivo o incautación de cualquiera de los bienes a que se refiere el apartado 1 de este artículo con vistas a su eventual decomiso.
3. Cada Estado miembro adoptará, de conformidad con su legislación interna, las medidas legislativas y de otra índole que sean necesarias para regular la administración, por parte de las autoridades competentes, de los bienes decomisados, decomisados ​​o decomisados ​​incluidos en los apartados 1 y 2 de la presente artículo.
4. Cuando este producto del delito haya sido transformado o convertido parcial o totalmente en otros bienes, éstos estarán sujetos a las medidas aplicables a dicho producto de conformidad con este artículo.
5. Cuando este producto del delito se haya mezclado con bienes adquiridos de fuente lícita, estos bienes serán objeto de decomiso hasta el valor estimado del producto mixto, sin perjuicio de cualquier otra opción de embargo preventivo o embargo.
6. Las rentas y otros beneficios derivados de este producto del delito, de los bienes en los que dicho producto haya sido transformado o convertido o de los bienes que hayan sido fusionados con dicho producto del delito también estarán sujetos a las medidas previstas en este artículo, en de la misma manera y en el mismo grado que el producto del delito.
7. A los efectos del presente artículo y del artículo 55 del presente Convenio, cada Estado miembro dispondrá de sus tribunales u otras autoridades competentes para ordenar la exhibición o el embargo de documentos bancarios, financieros o comerciales. Los Estados miembros no podrán abstenerse de aplicar las disposiciones del presente apartado sobre la base del secreto bancario.
8. Los Estados miembros podrán considerar la posibilidad de exigir a un infractor que demuestre el origen lícito del presunto producto del delito u otros bienes sujetos a decomiso, en la medida en que cumpla con los principios fundamentales de su legislación nacional y con la naturaleza de los procedimientos judiciales o de otro tipo.
9. Lo dispuesto en este artículo no se interpretará en perjuicio de los derechos de terceros que actúen de buena fe.
10. Nada de lo dispuesto en este artículo afectará al principio de que las medidas previstas en él se definirán y aplicarán de conformidad y con sujeción a la legislación interna de los Estados miembros.

Fuente: CONVENCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA CORRUPCIÓN (2005) – Énfasis añadido.

Casi todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas cuentan con procedimientos para el decomiso de bienes derivados del delito. establecido de conformidad con el artículo 2 de la Convención, que define dicho procedimiento como “la privación definitiva de la propiedad por orden de un tribunal u otra autoridad competente” (CONVENCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA CORRUPCIÓN, 2005, p. 7).

UNODC es parte del esfuerzo para ayudar a crear mecanismos que contribuyan a combatir la corrupción. Además de asesorar a los Estados Miembros sobre la implementación de la convención, UNODC ha elaborado un estudio que monitorea la implementación de la UNCAC como una forma de apoyar los compromisos representados por dicha convención y brindar asistencia técnica para su implementación. Si bien se observaron algunos problemas y dificultades comunes entre los países estudiados, hubo una tendencia hacia una convergencia legislativa que mejora las normas aplicables en el ámbito de la UNCAC (UNITED NATIONS, 2017).

El citado estudio, titulado Estado de aplicación de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción10, es una publicación de gran utilidad en el área de la gestión patrimonial por el contenido diversificado sobre el tema, reportando una serie de procedimientos y legislación vigente en varios países. Entre los temas abordados se destacan los siguientes: Decomiso basado en el valor; extensión de dominio; Confiscación no basada en condena; Identificación, seguimiento, congelamiento e incautación; Gestión de activos; Alcance de los bienes sujetos a incautación y decomiso; Producción de registros bancarios, financieros o comerciales, entre otros (NACIONES UNIDAS, 2017).

Otra publicación importante de la UNODC, Gestión y disposición eficaces de los bienes incautados y decomisados11, encuesta la gestión de bienes incautados en 64 países. Respecto a la implementación del artículo 31 de la UNCAC, entre los 3 principales desafíos señalados por las naciones que participaron en el estudio, el 24% reportó “Medidas ausentes o inadecuadas para facilitar el decomiso y requisitos excesivamente onerosos”, el 23%, “Desafíos en la administración de congelamiento, incautación o decomiso” y 18%, “Cobertura de productos delictivos transformados, convertidos y mixtos, así como los ingresos y beneficios derivados de los mismos” (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2017, p. 2).

El estudio realiza un importante levantamiento de manuales y documentos con buenas prácticas de reconocidos organismos internacionales, con el objetivo de recopilar información sobre la legislación de gestión de activos en la fase provisional, durante el proceso de enajenación y en la fase final, así como los mecanismos para su conservación. el valor de los bienes incautados.

La Conferencia de las Naciones Unidas contra la Corrupción, en su octava sesión celebrada en 2019, elaboró ​​una guía con 14 lineamientos no vinculantes para asesorar a los Estados Miembros en materia de gestión de activos.

Directrices de gestión de activos de la UNCAC

Fuente: NACIONES UNIDAS (2019).
Elaborado por: CdE – Centro de Excelencia para la Reducción de la Oferta de Drogas Ilícitas.

Desde una perspectiva global, Naciones Unidas se destaca naturalmente como promotor de acciones en el área de gestión de activos, asesorando a los Estados Miembros y fomentando prácticas prometedoras en la materia.

CICAD

Además de la ONU, existen otras iniciativas interesantes que han fomentado el desarrollo de diagnósticos, debates legislativos y acciones prácticas para mejorar la gestión de los bienes incautados, como la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas de la Organización de Estados Americanos (CICAD/OEA), que inició el proyecto sobre Bienes Incautados y Decomisados ​​en América Latina (proyecto BIDAL12). La iniciativa es el resultado de una serie de análisis detallados destinados a definir el mejor curso de acción para que las agencias nacionales antidrogas aborden la recurrente falta de fondos para financiar los programas de reducción de la demanda, la aplicación de la ley de drogas y los mecanismos para gestionar de manera eficiente la incautación de activos derivados. del crimen organizado y el tráfico ilícito de drogas.

Durante su creación y primera fase, en 2008 y 2009, el proyecto BIDAL se implementó en tres países: Argentina, Chile y Uruguay, elegidos por la similitud de sus sistemas legales y proximidad geográfica. En 2011 y 2012, en la segunda fase, se aplicó en El Salvador y República Dominicana, lo que permitió realizar diagnósticos situacionales tales como: identificación de las fortalezas y debilidades de cada país en relación con la investigación, incautación y administración de bienes incautados y decomisados, destino final, intercambio de experiencias y mejores prácticas en el marco de la cooperación internacional. En 2014, el proyecto realizó un diagnóstico con recomendaciones para el contexto brasileño.

La siguiente ilustración resume las acciones realizadas en los países donde funcionó el proyecto.

Instituto de Gobernanza de Basilea

Otras acciones desarrolladas en el área de gestión de activos han sido realizadas por la organización sin fines de lucro Basel Institute on Governance, fundada en 2003 y activa en diferentes partes del mundo, a través de alianzas con los sectores público y privado, con el fin de prevenir y combatir la corrupción. Entre otras áreas de actividad, el instituto creó el Centro Internacional para la Recuperación de Activos13 (ICAR), que tiene como objetivo apoyar la recuperación de bienes robados. El trabajo de este centro es brindado por socios de asesoría y capacitación, además de ofrecer espacios de intercambio de información para ayudar en las reformas legislativas que involucren la gestión de activos.

Esta iniciativa cuenta con una guía de buenas prácticas, que abarca desde la estrategia de investigación hasta los mecanismos legales y los desafíos que implica la recuperación de activos.14.

Iniciativa de recuperación de activos robados

Una iniciativa resultante de una asociación entre la UNODC y el Banco Mundial, la Iniciativa de Recuperación de Activos Robados15 (StAR) busca apoyar esfuerzos que contribuyan a acabar con los paraísos de recursos derivados de delitos como el robo o la corrupción. Esta iniciativa se beneficia de la influencia de sus organizaciones asociadas para aprovechar los esfuerzos internacionales para recuperar los activos robados.

StAR tiene en su colección varias publicaciones con recomendaciones y líneas de acción para la recuperación de activos y para promover medidas contra la corrupción. Entre algunas de estas publicaciones, publicó recientemente un libro de mejores prácticas titulado Manual de recuperación de activos: una guía para profesionales. La publicación hace un balance de la legislación y convenciones en el área de recuperación de activos, exponiendo ejemplos, procedimientos e información relevante para el área (BRUN, 2021).

El impacto de StAR está en la promoción y difusión del conocimiento a través de la experiencia de especialistas directamente involucrados en el trabajo de recuperación de activos. La iniciativa también mantiene una base de datos con casos importantes para entender y ofrecer asistencia técnica, operando en casi 70 países.

Boletín Temático CdE – Gestión de Activos del Narcotráfico – Descapitalización del crimen organizado para fortalecer políticas públicas en Brasil

Como fuente de información, este boletín presenta algunas experiencias internacionales y utiliza datos del Sistema de Gestión de Activos del Fondo Nacional Antidrogas (GFUNAD) y el mapeo de procesos y flujos de trabajo realizado por la SENAD y los actores involucrados a nivel estatal. El boletín aborda la Política Nacional sobre Drogas (Pnad), que tiene como uno de sus presupuestos la reducción de la oferta de drogas y como uno de sus principales instrumentos de gestión y acción el Fondo Nacional Antidrogas (FUNAD), que a su vez cuenta como una importante fuente de financiamiento es el producto de las incautaciones y enajenación de bienes provenientes de delitos relacionados con el narcotráfico.

Un cambio legislativo reciente (Ley N° 13.840/2019) regula la enajenación anticipada, es decir, permite la enajenación de los bienes antes de la sentencia firme, creando nuevos mecanismos para la gestión de los bienes, evitando la depreciación de los bienes incautados y contribuyendo a una mayor cobranza de la FUNAD , que a su vez apoyará las políticas públicas sobre drogas.

Los bienes que salen a subasta generan actuaciones administrativas más complejas. Existe una gran diversidad entre los activos categorizados como “Varios”, incluyendo bienes vivos, piedras preciosas y empresas. Ante ello, la SENAD realizó alianzas para atender las especificidades que demandan estos activos. Entre los bienes que salen a subasta, los vehículos son los más frecuentes. Los datos sugieren que la desinversión temprana puede significar que, en promedio, se venden a un precio más alto.

Dispersión entre el valor de tasación y el valor de venta de los vehículos subastados, según el tipo de venta

Fuente: GFUNAD – Ministerio de Justicia y Seguridad Pública (2020).

 

Tipos de activos subastados en 2020

Fuente: GFUNAD – Panel Power BI/SENAD, 12/02/2021 – Ministerio de Justicia y Seguridad Pública (2021).

Cambios en la legislación, datos obtenidos de GFUNAD y subsidios recogidos en entrevistas con gestores estatales y nacionales apuntan a cambios significativos en el proceso de gestión de activos vinculados al narcotráfico en los últimos años. La nueva legislación, la reestructuración de la SENAD, la implementación del Proyecto Check in y la contratación de martilleros trajeron mejoras en la gestión de activos en el país, tema analizado en esta publicación del CdE.

notas al pie

  1. Parte de la información y los datos de esta publicación se pueden encontrar en el recuadro al final del capítulo.
  2. También conocido como “Lavado de Activos”, que significa el proceso de ocultar el origen ilícito de determinados bienes o bienes.
  3. Esto corrobora la idea presentada en este capítulo, que trata de estimar los flujos financieros ilícitos y da una idea de la gestión de los bienes incautados.
  4. Un movimiento que buscaba promover un sistema tributario más justo, que impulsara mecanismos para combatir la corrupción y reducir la evasión de divisas (DALLYN, 2017).
  5. Abreviatura de “Centro de Excelencia”.
  6. Órgano del Estado Mexicano responsable de producir datos estadísticos oficiales, similar al Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) en Brasil.
  7. Por ejemplo, los datos de decomisos de drogas de los diferentes cuerpos policiales para tener una estimación del mercado del tráfico ilícito de drogas.
  8. Por ejemplo, indicadores sociales y/o económicos elaborados por organismos del Estado.
  9. Solo 7 países divergen y no tienen procedimientos de confiscación de activos bajo la UNCAC (NACIONES UNIDAS, 2017).
  10. Disponible en: https://www.unodc.org/unodc/en/corruption/tools_and_publications/state_of_uncac_implementation.html. Consultado el: 24 de agosto. 2021.
  11. Disponible en: https://www.unodc.org/documents/treaties/UNCAC/WorkingGroups/workinggroup2/2017-August-24-25/V1705952e.pdf. Consultado el 24 de agosto. 2021.
  12. Sigla en español que hace referencia a “Proyecto de Administración de Bienes Incautados y Decomisados ​​en América Latina” (BIDAL).
  13. Disponible en: https://baselgovernance.org/asset-recovery. Consultado el: 29 de septiembre. 2021.
  14. Disponible en: https://learn.baselgovernance.org/pluginfile.php/6239/mod_resource/content/4/Asset%20recovery%20guidelines.pdf. Acceso el: 15 oct. 2021.
  15. “Iniciativa de Recuperación de Activos Robados” en traducción libre. Disponible en: https://star.worldbank.org/. Consultado el: 16 de agosto. 2021.

Referencias bibliográficas

BRUN, J.; SOTIROPOULOU, A.; GREY, L.; SCOTT, C.; STEPHENSON, K. Manual de recuperación de activos: Una guía para profesionales, segunda edición. Washington, DC: Banco Mundial, 2021. Disponible en: https://star.worldbank.org/resources/asset-recovery-handbook-guide-practitioners-second-edition. Consultado el 28 de julio. 2021.

COBHAM, A.; JANSKÝ, P. Estimación de flujos financieros ilícitos: Una guía crítica de los datos, metodologías y hallazgos. Oxford: Oxford University Press, 2020.

DALLYN, S. Un examen de la prominencia política de la evasión fiscal empresarial: un estudio de caso de Tax Justice Network. Londres: Foro de Contabilidad, no. 41, pág. 336–352, 2017.

INTEGRIDAD FINANCIERA GLOBAL. El crimen transnacional y el mundo en desarrollo, 2017. Disponible en: https://secureservercdn.net/50.62.198.97/34n.8bd.myftpupload.com/wp-content/uploads/2017/03/Transnational_Crime-final.pdf. Acceso el: 29 oct. 2021.

INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS APLICADAS. Agenda 2030 - ODS - Objetivos Nacionales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Brasília: IPEA, 2018.

LIMA LIMA, R.; SILVA, R. da; ALMEIDA, ES Evaluación económica del narcotráfico en el Estado de Acre. REDES, Santa Cruz do Sul – RS: v. 16, núm. 2, pág. 102-130, 2011.

MACHADO, LO Lo visible y lo invisible: el sistema financiero-corporativo global desde la perspectiva de la extraterritorialidad y el binomio legal/ilegal. Geousp – Espacio y tiempo (en línea), [sl], v. 21, núm. 2, pág. 325-340, 2017.

ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS. Documento de Trabajo Grupo de Trabajo Interinstitucional (GTI). Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas – Proyecto Bidal, 2014. Disponible en: https://www.gov.br/mj/pt-br/assuntos/sua-protecao/lavagem-de-dinheiro/arquivos_anexos/projeto.pdf. Consultado el: 15 de julio. 2021.

CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE COMERCIO Y DESAROLLO; OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Marco Conceptual para la Medición Estadística de Flujos Financieros Ilícitos. Viena: UNCTAD; UNODC; 2020. Disponible en: https://www.unodc.org/documents/data-and-analysis/statistics/IFF/IFF_Conceptual_Framework_for_publication_15Oct.pdf. Consultado el: 15 de julio. 2021.

CONVENCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA CORRUPCIÓN. Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción🇧🇷 Viena: UNCAC, 2005.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Gestión y disposición efectiva de los bienes incautados y decomisados ​​2017. Viena: UNODC, 2017. Disponible en: https://www.portalbcft.pt/sites/default/files/anexos/unocd_administracao_e_disponibilizacao_bens_apreendes_e_declarados_perdidos.pdf. Consultado el: 15 de julio. 2021.

NACIONES UNIDAS. Conferencia de los Estados Parte de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción. CAC/COSP/2019/16. Abu Dabi: 3 de octubre. 2019. Disponible en: https://www.unodc.org/documents/treaties/UNCAC/COSP/session8/CAC_COSP_2019_16_E.pdf. Consultado el 27 de julio. 2021.

COMISIÓN DE POLÍTICA DE DROGAS DEL HEMISFERIO OCCIDENTAL. Informe de la Comisión de Políticas de Drogas del Hemisferio Occidental🇧🇷 Washington, DC: 2020.

NACIONES UNIDAS. Estado de aplicación de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción. Viena: Naciones Unidas, 2017.

UNODC; CARIC La práctica de detectar flujos financieros y confiscar activos del crimen organizado transnacional. Almaty: CARICC – Centro Regional de Información y Coordinación de Asia Central para combatir el tráfico ilícito de estupefacientes, sustancias psicotrópicas y sus precursores, 2021.

EnglishPortugueseSpanish