Centro de Excelencia para la Reducción de la Oferta de Drogas Ilícitas - CdE

Vigilancia y Prevención de Cultivos Ilícitos

Publicado en octubre de 2022

Contextualización del tema.

Los cultivos ilícitos son cultivos que tienen como finalidad principal la elaboración de productos o sustancias psicoactivas ilícitas, que, al ser introducidas en el organismo por cualquier vía de administración, pueden alterar el funcionamiento del Sistema Nervioso Central (SNC) del ser humano y generar dependencia. Los tres principales cultivos ilícitos en el mundo son la coca, la amapola y el cannabis, que dan lugar a gran parte de las sustancias psicoactivas consumidas en todo el mundo.

Estas prácticas agrícolas ilícitas a menudo se basan en el uso ilegal de recursos naturales renovables. La plantación suele ir precedida de la tala y quema de bosques o vegetación autóctona, lo que provoca graves daños ecológicos y la destrucción de importantes activos ambientales estratégicos. Estas prácticas a veces se asocian con otras actividades delictivas, como la minería ilegal, la deforestación, el terrorismo, el lavado de dinero y la trata de personas, en dinámicas que varían según los países y continentes (WHITE, 2011). Así, los cultivos ilícitos constituyen un componente fundamental de la cadena global de producción y tráfico de drogas ilícitas, representando una de las principales fuentes de ingresos para el crimen organizado transnacional (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021h) (INTEGRIDAD FINANCIERA GLOBAL, 2017) .

Actualmente, el sistema internacional de control de drogas se rige a nivel mundial por tres convenciones de la ONU: la Convención Única sobre Estupefacientes (1961); el Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas (1971); y la Convención contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas (1988), siendo los cultivos ilícitos sujetos al control de estas Convenciones, que son importantes instrumentos mundiales jurídicamente vinculantes para tomar las medidas apropiadas para prevenir y erradicar las plantaciones para la producción de drogas. , y para proteger la salud pública.

En Brasil, Ley N° 11.343/20061, que tipifica los delitos relacionados con la práctica del tráfico ilícito de drogas, prevé en su artículo 33 que, entre las diversas conductas que caracterizan el narcotráfico, se encuentra el acto de “preparar, producir, fabricar” drogas, o la acción de quien “siembra , cultive o coseche (…) plantas que constituyan materia prima para la elaboración de medicamentos” sin autorización o en desacuerdo con la determinación legal o reglamentaria.

A continuación se presenta una breve caracterización de los principales cultivos ilícitos antes mencionados:

Los principales cultivos ilícitos en el mundo

Elaborado por: CdE – Centro de Excelencia para la Reducción de la Oferta de Drogas Ilícitas.
Fuentes: (GUEVARA, 2018) (NIGGENDIJKER, 2006) (SERVICIO DE PESCA Y VIDA SILVESTRE DE LOS ESTADOS UNIDOS, 2007).

 

Coca: Erythroxylum coca

La coca (Erythroxylum coca) es una planta originaria de los Andes de América del Sur.2, utilizado desde la época precolombina como alimento, estimulante, analgésico o sedante y vinculado a la forma de vida de muchas comunidades indígenas sudamericanas (POLICÍA NACIONAL DE COLOMBIA, 2014) (PLOWMAN, 2004). Existen aproximadamente 250 especies (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021a), siendo las más comunes en la región: Erythroxylum coca y Erythroxylum novogranatense (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021a 2010a). Las hojas de coca contienen varios componentes como taninos, aceites esenciales y múltiples alcaloides. Los alcaloides contenidos en la hoja de coca se dividen en dos grupos: derivados tropinonales (cocaína, metil-ecgonina, truxilina, tropa cocaína, cis cocaína y trans-cinamil) y derivados de la pirólisis (higrina y cuscohigrina) (POLICÍA NACIONAL DE COLOMBIA, 2014). Específicamente, la cocaína (alcaloide similar al tropanoide) se extrae de las hojas de coca mediante procesos químicos y la cocaína/clorhidrato de cocaína (sustancia ilícita) se produce como el principal producto final que se vende a los consumidores.

Proceso de producción de clorhidrato de cocaína

Hay varias formas de producir clorhidrato de cocaína, pero la mayoría de los procesos de producción de cocaína se centran en 4 etapas diferentes a partir de los siguientes productos: hojas de coca; pasta básica de cocaína (PBC), procedente de la extracción del alcaloide de la cocaína a partir de la hoja de coca; base de cocaína (BC) y finalmente clorhidrato de cocaína (CC) (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021a). La distinción entre los términos “pasta base de cocaína” y “base de cocaína” suele utilizarse indistintamente por parte de los cultivadores (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2010a).

La pasta base de cocaína, también conocida como “pasta base de cocaína” o “pasta de coca”, es el primer subproducto obtenido en la fase inicial de la extracción de alcaloides de la hoja de coca, de los combustibles y del ácido sulfúrico. La PBC es una sal de amonio de la cocaína o un carbonato de cocaína, según se utilice hidróxido o carbonato de amonio para la precipitación del sulfato de cocaína. Esta sustancia tiene un alto porcentaje de residuos orgánicos, pigmentos orgánicos, azúcares, taninos y otras sustancias presentes en la hoja de coca, tiene una pureza aproximada del 60% en contenido de cocaína (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2010a, 2021b).
La base de cocaína es el segundo producto, intermedio entre la hoja de coca y el clorhidrato de cocaína, obtenido de la refinación de PBC mediante el uso de sustancias oxidantes, preferiblemente permanganato de potasio. Este proceso consiste en remover las impurezas para dejar la mayor cantidad de cocaína posible y puede alcanzar altos niveles de pureza, aproximadamente 80% (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021a).

Finalmente, el clorhidrato de cocaína es una sal que se produce a partir de BC a través de una serie de reacciones que incluyen cambios de pH y procesos de precipitación, finalizando con la adición de ácido clorhídrico o cloruro de hidrógeno (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO), 2010a, 2021b) . Es el producto final del proceso de fabricación y es el principal componente de los productos que se venden en todo el mundo, en numerosos mercados mayoristas, semimayoristas y minoristas (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021a). PBC y BC no son solubles en agua; son productos que se pueden fumar; son más adictivos y degenerativos para el consumidor que el clorhidrato de cocaína. CC es soluble en agua y se inhala por la nariz o por inyección intravenosa (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021b).

La producción de cocaína ha alcanzado niveles sin precedentes, con el volumen global de incautaciones duplicándose entre 2014 y 2019, alcanzando un estimado de 1.436 toneladas incautadas en 2019, estableciendo un récord de incautaciones. En cuanto a las áreas afectadas por cultivos ilícitos de coca, los datos de 2019 indican una reducción estimada del 5% en el área global de cultivos en comparación con el año anterior. En Colombia, entre 2019 y 2020, si bien hubo una disminución de 7% en las áreas afectadas por cultivos ilícitos de coca, hubo un aumento en la producción potencial de la droga por hectárea: de 6,7 kg en 2019 a 7,9 kg en 2020 (UNIDAS OFICINA DE LAS NACIONES CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021h). Este hecho puede estar relacionado con el uso de prácticas agroculturales que mejoraron la capacidad de extracción del alcaloide y el aumento del tamaño de los complejos de producción de cocaína (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021e).

Estimaciones mundiales de cocaína

Infografía adaptada de OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021h.

Colombia, Perú y Bolivia son los principales países productores de cocaína coca (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021h) en el mundo, y en menor medida lo son Ecuador (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2010b) y la región fronteriza de Venezuela con Colombia (PINTO, 2017) (LUCENA, 2017) (RANGEL, 2021). Por otro lado, Europa y EE. UU. siguen siendo mercados globales importantes para el consumo y el tráfico, con un estimado de 90% de la cocaína que ingresa a EE. UU. proveniente de América del Sur (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021h, 2010) (EUROPEAN MONITORING CENTRO DE DROGAS Y TOXICOMANÍAS, 2021).

 

Amapola: Papaver somniferum

La amapola (Papaver somniferum) pertenece a la familia de las Papaveraceae, que son plantas superovariadas dicotiledóneas y dialipetaloides, con 23 géneros y aproximadamente 250 especies (GREY-WILSON, 2000), aunque este número puede variar dentro de cada género, según los botánicos.( OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 1953). Su producción está históricamente ligada al potencial analgésico y narcótico de los derivados del látex, obtenidos del bulbo de la planta, y consumidos en forma de opio, morfina y heroína. El descubrimiento de estas propiedades se remonta al año 3300 a. C. y la literatura reconoce prácticas y estudios sobre el uso del opio por parte de diferentes comunidades en regiones de Europa y Medio Oriente (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2019a).

A pesar de ser una planta robusta, que se puede cultivar en ambientes variados, la amapola no soporta temperaturas extremadamente bajas, y su rendimiento se ve afectado considerablemente por las condiciones climáticas y la humedad. Además, es una planta anual y se puede cultivar en otoño o primavera, dependiendo principalmente de la alternancia entre estaciones lluviosas y secas que determinan el rendimiento del opio. Es decir, para obtener rendimientos óptimos, debe tener la cantidad necesaria de humedad durante el momento adecuado de su ciclo de crecimiento, y temperaturas más altas una vez que ha ocurrido la floración (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE DROGAS Y DELITO, 1953).

Debido a estas características agroculturales, la amapola se ha extendido prácticamente en todas las zonas templadas y cálidas de la superficie terrestre, desde Asia hasta América del Sur y América del Norte.

La heroína, o diacetilmorfina, es una droga producida a partir de la morfina, que a su vez se extrae del opio. Los efectos de estas sustancias están relacionados con un rápido aumento de su tolerancia, alta susceptibilidad a la dependencia física y psicológica y depresión del sistema nervioso central, factores que pueden conducir al coma o la muerte (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021c). La carga mundial de morbilidad atribuida al uso y abuso de drogas derivadas del opio constituye la mayor parte de las enfermedades relacionadas con las drogas (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LAS DROGAS Y EL DELITO, 2021h).

Debido a las propiedades de la amapola para la producción de analgésicos y drogas ilícitas, se toman diversas medidas para controlar su cultivo, con el fin de evitar la producción de sustancias como la heroína, que provocan altos efectos nocivos en la salud de sus usuarios. Por otro lado, el opio y sus alcaloides —morfina y codeína— son ampliamente utilizados con fines médicos, en un contexto de uso lícito de la amapola y sustancias derivadas. Dicho uso tiene lugar dentro de un marco legal, que es controlado por cada gobierno y avalado de acuerdo con las disposiciones legales de la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961 (NACIONES UNIDAS, 1961). La disponibilidad de estas sustancias para las poblaciones es supervisada y controlada por la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE – INTERNATIONAL NARCOTICS CONTROL BOARD, 2021).

La heroína está clasificada en la Lista IV de la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961, y la producción, el suministro y el cultivo de la adormidera están autorizados únicamente con fines médicos y científicos. Afganistán es el líder mundial en el cultivo ilícito de amapola y la producción de opiáceos, representando el 85 % de la producción mundial de opio en 2020, seguido de Myanmar, México, Laos y, en menor medida, Colombia y Guatemala (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021h, 2010, 2019).

 

Canabis: Cannabis sativa.

El cultivo de cannabis se originó en Asia occidental y Egipto, y luego se extendió a Europa. Es una planta ampliamente distribuida, que se encuentra en una gran variedad de hábitats y altitudes (PERTWEE, 2014). Es importante señalar que esta sección se centra en la descripción del seguimiento de los cultivos de cannabis sativa, y existen varios otros géneros de la planta. Como tal, Cannabis sativa se utiliza de diferentes formas para la producción de cannabis y sus derivados, por ejemplo: (1) hierba de cannabis, que son las hojas secas y sumidades florales de la planta, que dan lugar a lo que se conoce más comúnmente como “cannabis”, “marihuana”, “ganja” o “hierba”, entre otros; (2) la resina de cannabis, que consiste en las secreciones prensadas de la planta, conocida como “hachís” (3) y, finalmente, el aceite de cannabis, una mezcla resultante de la destilación o extracción de los principios activos de la planta.

La hierba de cannabis es la forma de consumo más utilizada, mientras que la resina de cannabis se utiliza principalmente en Europa. En general, el cannabis es la droga ilícita con mayor evidencia de producción y consumo a nivel mundial (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2013).

A diferencia de otras drogas de origen vegetal, cuyo cultivo y producción se concentran en unos pocos países en particular, el cannabis se produce en casi todos los países del mundo (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021h). Según el Informe Mundial sobre Drogas 2021, es probable que exista una producción significativa de cannabis en las siguientes regiones: América del Norte (México, Estados Unidos y Canadá); América del Sur (Paraguay, noreste de Brasil y Colombia); Centroamérica (Guatemala, Costa Rica y Honduras); Caribe (Jamaica y Trinidad y Tobago); África (Marruecos, Egipto, Sudáfrica, Nigeria, Esuatini, Ghana); Europa (Países Bajos, España, Checoslovaquia, Suiza, Albania, Turquía, Rumania, Rusia y Ucrania); Asia (Afganistán, Líbano, Pakistán, Kirguistán, Kazajstán, Azerbaiyán, India, Nepal, Filipinas, Laos, Tailandia e Indonesia); Oceanía (Australia y Nueva Zelanda) (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021h) (POLICIA FEDERAL, 2021).

Principales territorios afectados por cultivos ilícitos a nivel mundial

Elaborado por: CdE – Centro de Excelencia para la Reducción de la Oferta de Drogas Ilícitas.
El contenido temático representado en este mapa no constituye reconocimiento ni aceptación por parte de los países.

 

Como se ve en el mapa anterior, se representan categóricamente los principales territorios afectados por cultivos ilícitos a nivel mundial. Por lo tanto, el monitoreo ha sido una estrategia adoptada principalmente en los países con mayor índice de producción de cultivos ilícitos para identificar, prevenir, reducir significativamente y/o eliminar los cultivos ilícitos.

A continuación, se presentarán algunas estrategias identificadas en relación al monitoreo de cultivos ilícitos alrededor del mundo, con énfasis en las Américas.

Programa Mundial de Vigilancia de Cultivos Ilícitos de la UNODC

UNODC ha estado desarrollando metodologías e indicadores en colaboración con los Estados miembros y otros socios para apoyar el monitoreo de cultivos ilícitos, a través del Programa Global de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (ICMP). La ICMP es una iniciativa que se originó luego de la Sesión Especial sobre Drogas de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1998, en la cual los Estados Miembros acordaron diseñar estrategias para la eliminación o reducción significativa de la oferta de cultivos ilícitos utilizados para la producción de drogas ilícitas. Posteriormente, la Comisión de Estupefacientes solicitó a la UNODC, en su resolución 42/3, “Monitoreo y Verificación de Cultivos Ilícitos”, brindar a los Estados Miembros la asistencia técnica necesaria para recopilar datos confiables y comparables internacionalmente sobre el tema (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE DROGAS Y DELITO, 2021g).

ICMP apoya investigaciones y estudios relacionados con la detección, monitoreo y análisis de la dinámica de cultivos ilícitos en los siguientes países: coca en Colombia, Perú y Bolivia; amapola en Afganistán, México y Myanmar; y cannabis en Nigeria y Marruecos (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021g). Estas encuestas se realizan en conjunto con los gobiernos involucrados y se enfocan en recopilar información sobre áreas de cultivos ilegales, precursores químicos y producción de drogas sintéticas, precios y estimaciones del valor de mercado de las drogas ilícitas, entre otras variables. Los países que han implementado ICMP realizan actividades de acuerdo a sus recursos, capacidad y experiencia, recibiendo apoyo técnico de UNODC (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2008b).

En este sentido, el programa es implementado por los diferentes equipos de campo de UNODC, en estrecha colaboración con el equipo ICMP en la sede de UNODC en Viena, que apoya el desarrollo de metodologías en busca de los mejores estándares de calidad y valida las estimaciones finales ( OFICINA DE NACIONES UNIDAS SOBRE DROGAS Y DELITO, 2021g). Las técnicas de monitoreo se basan en el uso de diversas metodologías cualitativas y cuantitativas, tales como: evaluaciones de campo, cuestionarios, sobrevuelos de verificación, entrevistas, análisis estadísticos y socioeconómicos, así como el uso de tecnologías integradas de imágenes satelitales (detección remota) y geoespaciales. datos, junto con otras fuentes de información.

Sin embargo, el monitoreo de cultivos ilícitos presenta una serie de dinámicas en constante cambio, desde características físico-geográficas, pasando por patrones agroculturales, disponibilidad de recursos tecnológicos y logísticos, entre otros. En este sentido, las metodologías aplicadas requieren adaptaciones y ajustes para su implementación según el contexto, con el fin de obtener los mejores resultados posibles.

La detección e identificación de cultivos de coca, por ejemplo, es compleja, ya que las plantas pueden cultivarse y cosecharse prácticamente en cualquier época del año, mezclarse con otros tipos de cultivos lícitos u ocultarse debajo de otros cultivos para evitar su identificación. La presencia de actores del crimen organizado en los territorios afectados es otro gran desafío, ya que dificulta la verificación y recolección de datos en los territorios monitoreados, así como las actividades de interdicción del lugar por parte de las fuerzas de seguridad.

Al respecto, es importante mencionar que, si bien UNODC apoya y desarrolla acciones para monitorear cultivos ilícitos, no participa en la implementación o verificación de actividades de interdicción (erradicación). Estas actividades, a su vez, son realizadas por los gobiernos de los países en los que se implementa la ICMP.

Objetivos

Los principales objetivos de la ICMP incluyen (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LAS DROGAS Y EL DELITO, 1999) (SIMCI, 2019):

  • Brindar asistencia técnica a los gobiernos que lo soliciten para monitorear cultivos ilícitos e inhibir su crecimiento y transferencia a áreas vecinas.
  • Alentar a los gobiernos de todas las áreas productoras de coca, cannabis y amapola a diseñar e implementar mecanismos nacionales efectivos para el monitoreo y verificación de alta precisión de cultivos ilícitos, con miras a promover estrategias de cooperación internacional para la erradicación de estos cultivos y el desarrollo alternativo.
  • Trabajar con los gobiernos solicitantes, a través de un acuerdo que establezca lineamientos para la recopilación y difusión de información, y con las organizaciones gubernamentales, intergubernamentales, regionales y técnicas pertinentes, en el establecimiento de una red internacional para monitorear cultivos ilícitos.
  • Establecer, dentro de los recursos disponibles, una base de datos central y un sistema basado en la información proporcionada por los gobiernos sobre cultivos ilícitos, incluidos los cultivos ubicados en lugares cerrados.
  • Informar anualmente a la Comisión de Estupefacientes sobre la situación mundial actual de los cultivos ilícitos y sobre el impacto de las estrategias desarrolladas por los gobiernos para eliminarlos y reemplazarlos.
  • Detectar dinámicas asociadas a cultivos ilícitos y sus transformaciones en el territorio, con un esquema de monitoreo basado en Teledetección3 de Sistemas de Información Geográfica4 (SIG).
  • Caracterizar dinámicas que, si bien no son visibles en el territorio, son determinantes para el establecimiento de actividades ilícitas, mediante el desarrollo de metodologías cualitativas y cuantitativas, incluyendo la caracterización de la producción de hoja de coca para clorhidrato de cocaína, el tráfico de drogas y sustancias químicas, así como delitos conexos relacionados con el problema.
  • Caracterizar, monitorear y evaluar las diferentes acciones y políticas relacionadas con la lucha contra las drogas con la estructuración de indicadores y metodologías integrales.

En este sentido, con el fin de identificar algunas prácticas dentro del programa ICMP/UNODC, a continuación se describirán las experiencias de Colombia, México y Marruecos con el monitoreo de cultivos ilícitos.

Metodología y descripción de experiencias

Colombia

El Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI) de la oficina de UNODC en Colombia es un proyecto tecnológico que brinda información sobre la dinámica de la producción de drogas y otros delitos. Desde 1999, utilizando ciencias de la información geográfica (GIScience), sensores remotos y verificaciones de campo, el proyecto ha calculado las hectáreas cultivadas con coca y el potencial de producción de clorhidrato de cocaína en regiones geográficas con características sociales, económicas y culturales específicas en Colombia. SIMCI se enfoca en el monitoreo de coca y se caracteriza principalmente por el procesamiento de imágenes satelitales de resolución espacial media. Dichas imágenes, al integrarse con datos geoespaciales y otras fuentes de información, permiten interpretaciones de la dinámica de los cultivos ilícitos para una posterior validación de los resultados obtenidos por reconocimiento aéreo (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2018).

El modelo de investigación con enfoque geográfico se basa en la construcción de información primaria, el trabajo de campo y el diseño de indicadores que permitan obtener datos sobre diversas variables, por ejemplo: condiciones socioeconómicas, sustancias químicas utilizadas en la producción de drogas, información sobre precios de medicamentos. y sus derivados, estudios de prevalencia de drogas sintéticas y NSP. Adicionalmente, el proyecto evalúa los territorios a través de diferentes enfoques y monitorea las consecuencias derivadas de la minería ilegal de oro (SIMCI, 2019).

La Figura 6 sistematiza el funcionamiento de SIMCI Colombia, presenta las áreas temáticas de acción y cómo se interconectan, e identifica algunos de los principales actores involucrados con SIMCI a nivel nacional.

UNODC Colombia Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos

Fuente: (SIMCI, 2019).

 

Se observan algunos pasos principales en esta metodología: inicialmente, las imágenes se seleccionan y adquieren, utilizando imágenes de los satélites Landsat-8, Sentinel-2 y World View-2. Por lo tanto, estas imágenes son preprocesadas mediante la aplicación de técnicas para corregir o eliminar errores del sensor y efectos atmosféricos capturados, como técnicas de contraste y resolución espacial (pansharpening), con el fin de mejorar la delimitación y detección de objetos. El proyecto adoptó el Sistema Geodésico Mundial 19845 (WGS84) como marco de referencia espacial y, para facilitar el trabajo de interpretación, se construyó un mosaico de imágenes de todo el país, que se define como base de georreferenciación para cada una de las imágenes (SIMCI, 2019).

Posteriormente se realizan procesos de interpretación de los cultivos de coca, a partir de la interpretación visual de las imágenes satelitales recolectadas, considerando los elementos pictomorfológicos (tono, forma, textura, patrón), dinámica de comportamiento al interactuar con la superficie terrestre, medio geográfico , características específicas de la zona. Además de los elementos propios de la imagen, en el proceso de interpretación se utilizan otros parámetros y fuentes de información: el análisis de la serie histórica de la coca; información recopilada en campo, y otras secundarias, como fotografías georreferenciadas tomadas en sobrevuelos por parte de la Policía Nacional, datos de erradicación manual e información proporcionada por diferentes organismos gubernamentales y el Sistema de Naciones Unidas (SIMCI, 2019). A partir de la intersección de los elementos antes mencionados, es posible obtener un panorama más calificado para la identificación de cultivos de coca y brindar evidencia sobre otras coberturas territoriales, como se ilustra en la Figura 7.

Interpretación visual de campos de coca. Campos de coca interpretados visualmente en imágenes Sentinel-2. Los. contorno rojo. Color natural RGB (4, 3,2) b. Contorno amarillo. Color RGB falso (8, 4,12, XNUMX)

Fuente: (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2018).

Una vez realizados los procedimientos de procesamiento e interpretación de la imagen satelital, se realizan los sobrevuelos de verificación, necesarios para eventuales ajustes y posterior validación de la información. Esta verificación se basa en la inspección visual, desde una aeronave, de los territorios afectados por cultivos de coca, a través de un sistema de captura directa de información en campo. Se utiliza un dispositivo electrónico sincronizado con una antena GPS, que permite la creación de un archivo vectorial, construido por el especialista durante el sobrevuelo. En él se califica un campo, núcleo o zona en base a una lista de atributos previamente definidos (campo de coca, zona de alta o baja densidad, resiembra, suelo descubierto, otros cultivos y otros), este proceso tiene la ventaja de reducir la edición de la información obtenida en campo y a la vez permitiendo la construcción de un archivo histórico georreferenciado de las misiones de verificación (SIMCI, 2019).

Asimismo, durante el sobrevuelo se utiliza una cámara digital para tomar fotografías, una cámara de video para capturar información adicional y un GPS para registrar las referencias geográficas de las zonas con o sin coca. La verificación de sobrevuelo cuenta con el apoyo de la Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia (DIRAN). Todos estos recursos se utilizan para recopilar información que ayude a los procesos de edición de los territorios interpretados en la etapa inicial, considerando la fecha de las imágenes y la fecha de los operativos de interdicción realizados en el área que abarca la imagen. Finalmente, una vez realizada la edición, se obtiene el archivo de interpretación de cultivos de coca (SIMCI, 2019).

El Centro Internacional de Estudios Estratégicos contra el Narcotráfico (CIENA) es un centro especializado en el desarrollo de estudios e investigaciones, con el objetivo de generar insumos científicos, analíticos y conceptuales que contribuyan a las estrategias de combate al narcotráfico. Los productos generados pretenden calificar la comprensión, magnitud, causas y consecuencias del problema de las drogas, a través del análisis de diversos factores que inciden y se relacionan con el narcotráfico, tales como sociales, económicos, políticos, tecnológicos, ambientales y culturales, para orientar acciones e instituciones involucradas en el control de la producción y el tráfico de drogas a nivel nacional, regional y hemisférico.

CIENA participa en la identificación y caracterización de Nuevas Sustancias Psicoactivas y drogas emergentes a través del Sistema de Alerta Rápida de Colombia, y cuenta con el único Cultivo Experimental de Coque en el hemisferio, en el ámbito de la Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia, establecido a partir de la Resolución 20 de 2006 del Consejo Nacional de Estupefacientes. El cultivo experimental está ubicado en la Escuela Internacional para el Uso de la Policía para la Paz (CENOP) “Brigadier General Jaime Gómez”, en el municipio de San Luis, en el departamento del Tolima, Colombia, para el estudio y análisis de la planta de coca y sus derivados.

El Centro Internacional de Estudios Estratégicos contra el Narcotráfico (CIENA) es un centro especializado en el desarrollo de estudios e investigaciones, con el objetivo de generar insumos científicos, analíticos y conceptuales que contribuyan a las estrategias de combate al narcotráfico. Los productos generados pretenden calificar la comprensión, magnitud, causas y consecuencias del problema de las drogas, a través del análisis de diversos factores que inciden y se relacionan con el narcotráfico, tales como sociales, económicos, políticos, tecnológicos, ambientales y culturales, para orientar acciones e instituciones involucradas en el control de la producción y el tráfico de drogas a nivel nacional, regional y hemisférico.

CIENA participa en la identificación y caracterización de Nuevas Sustancias Psicoactivas y drogas emergentes a través del Sistema de Alerta Rápida de Colombia, y cuenta con el único Cultivo Experimental de Coque en el hemisferio, en el ámbito de la Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia, establecido a partir de la Resolución 20 de 2006 del Consejo Nacional de Estupefacientes. El cultivo experimental está ubicado en la Escuela Internacional para el Uso de la Policía para la Paz (CENOP) “Brigadier General Jaime Gómez”, en el municipio de San Luis, en el departamento del Tolima, Colombia, para el estudio y análisis de la planta de coca y sus derivados.

Fuente: Policía Nacional de Colombia – Dirección Antinarcóticos, Centro Internacional de Estudios Estratégicos contra el Narcotráfico – Portafolio de Servicios

México

México es uno de los países afectados por la presencia de cultivos ilícitos en su territorio, siendo uno de los tres mayores productores de amapola del mundo, seguido de Afganistán y Myanmar. Juntos, los tres son responsables de alrededor del 96 % de la producción mundial de amapola (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LAS DROGAS Y EL DELITO, 2021d).

En este sentido, desde 2012 se implementa el proyecto “Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos en México”, iniciativa creada en alianza entre UNODC y el Gobierno de México, en el ámbito de la ICMP. Algunos actores que integran el sistema son la Secretaría de Marina (SEMAR), la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y la Fiscalía General de la República (FGR), a través de la Coordinación de Métodos de Investigación con la participación del Centro Nacional de Planeación. Análisis e Información para el Combate al Delito (FGR-CMI-CENAPI), y con el apoyo de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2020), como se muestra en la Figura 8.

Instituciones y actores que integran el Sistema de Monitoreo de Cultivos en México

Fuente: (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021d).

 

El proyecto se basa en la experiencia de ICMP, en la que UNODC brinda asistencia técnica a México, quien a su vez coordina y realiza el monitoreo de cultivos ilícitos para investigación, análisis y estadísticas en el país. Es un sistema encargado del monitoreo y detección permanente de cultivos ilícitos de amapola en territorio mexicano, mediante el uso de tecnologías de teledetección (imágenes satelitales y fotografías aéreas), que permite generar estadísticas e información confiable y transparente a través de la generación de evidencia. y datos científicos. Así, la iniciativa permite identificar tendencias en la producción de amapola para la promoción de políticas públicas integrales encaminadas a reducir la oferta y las consecuencias sociales del mercado ilícito de drogas (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2020).

La metodología para monitorear y estimar las áreas afectadas por el cultivo ilícito de amapola consta de siete pasos generales, cada uno con subprocesos que utilizan un conjunto variado de técnicas, como herramientas de geoprocesamiento, recopilación de datos de campo y análisis de información a través de Sistemas de Información Geográfica (NACIONES UNIDAS). OFICINA CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021d). El proyecto utiliza imágenes de satélite con diferentes resoluciones espaciales, desde 1,5 ma 0,30 m, recogidas por los satélites SPOT-6 y SPOT-7, Geo Eye-1, Word View-2 y Word View-3. También se tiene acceso a datos de fotografía aérea captados con cámaras digitales con una resolución espacial de hasta 0,20 m. La combinación de imágenes de los sensores mencionados anteriormente, recopiladas en diferentes fechas, permite al equipo de expertos técnicos identificar, monitorear o validar nuevos cultivos de amapola, lo que aumenta la precisión de la información.

Zona de riesgo nacional y probabilidades de plantación de amapola

Fuente: (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021d).

 

Antes de realizar el análisis, se realizan diferentes procesos de corrección sobre las imágenes de satélite, tales como: fusión, ortorrectificación, corrección geométrica, recorte y mejora de histogramas mediante técnicas de procesamiento digital de imágenes. Durante el proceso de interpretación se utilizan técnicas adicionales para identificar y medir el área afectada por el cultivo de amapola, como la combinación de bandas espectrales, análisis multitemporal con imágenes satelitales de diferentes sensores remotos, entre otras técnicas. La Figura 9 presenta la descripción de dichos pasos.

Pasos generales de la metodología del Sistema de Monitoreo de Cultivos en México

Fuente: (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021d).

 

Marruecos

Marruecos es considerado una de las principales fuentes de resina de cannabis y hachís, abasteciendo en particular el mercado europeo a través de la producción ilícita concentrada en el norte del país, que cubre aproximadamente 20.000 km². Desde 1980, la información disponible sobre el país indicaba una tendencia creciente del cultivo ilícito de cannabis, pero las estimaciones de las áreas de cultivo y producción de hachís no estaban sistematizadas, por lo que, en 2003, en el marco de la ICMP, se firmó un convenio de cooperación. con UNODC para iniciar el primer estudio para monitorear el cultivo ilícito de cannabis y el crimen organizado en Marruecos (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2003, 2007).

La metodología se basa en la adquisición y procesamiento de imágenes de satélite para localizar, delimitar y estimar las áreas de cultivo de cannabis, siguiendo los pasos generales adoptados por la ICMP. En Marruecos, se adquirieron imágenes SPOT-5 de resolución espacial de 10 m. Luego, se utilizaron diferentes técnicas de procesamiento digital de imágenes (correcciones geométricas, correcciones radiométricas, correcciones atmosféricas, filtros, contrastes, etc.), uso de mapas topográficos y técnicas de clasificación no supervisada, elementos que, combinados con documentos externos y experimentos de campo, se utilizan para determinar la ubicación de las áreas de cultivo de cannabis, seguido de controles de campo; levantamientos de datos e investigaciones de campo por muestreo de agricultores, para recolectar información sobre los ingresos de la producción de cannabis, el número de familias involucradas en esta actividad, el ingreso promedio de estas familias, así como el registro de las coordenadas geográficas de mil lotes a través de la uso de dispositivos GPS. Estos datos son analizados por especialistas de UNODC y utilizados durante el procesamiento e interpretación de imágenes satelitales (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2003, 2007).

Cuadro resumen de información sobre el seguimiento de cultivos ilícitos

Instrumentos de monitoreo de cultivos en los EE. UU.

Estados Unidos no tiene una alta incidencia de cultivos ilícitos en su territorio, sin embargo es un actor clave en el escenario internacional en relación al comercio y consumo de drogas ilícitas, y cuenta con un sistema mejorado para analizar y monitorear varios aspectos de la producción. cadena y narcotráfico. La Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Cumplimiento de la Ley (INL) del Departamento de Estado de los Estados Unidos publica anualmente el Informe de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos - INCSR, que describe los esfuerzos de los países clave6 para abordar aspectos del tráfico internacional de drogas. La publicación cubre actividades de control de drogas y químicos, lavado de dinero y delitos financieros, evaluación y análisis de países productores o de tránsito de drogas ilícitas, entre otros aspectos relacionados con el control de drogas en el ámbito de las Convenciones de las Naciones Unidas sobre Drogas (UNIDAS). , 2021).

En el contenido de la INCSR existen apartados destinados a la descripción de las principales acciones, planes y programas adoptados para el control de sustancias ilícitas y el seguimiento de dichas acciones. Adicionalmente, se identifica e informa sobre los principales países involucrados en la cadena global de producción, distribución y consumo de drogas ilícitas, tales como países productores, países de tránsito, fuentes de sustancias químicas precursoras y principales países utilizados para el lavado de activos (DEPARTAMENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS DE ESTADO, 2021).

Metodología

INCSR-2021 indica que es difícil obtener estimaciones precisas de cultivos ilícitos y que, por lo tanto, las estimaciones presentadas en el informe representan el mejor esfuerzo de EE. UU. para evaluar las dimensiones actuales del problema internacional de las drogas. La información se basa en estudios agrícolas que utilizan imágenes satelitales y estudios científicos sobre el rendimiento de los cultivos y la probable eficiencia de los laboratorios de refinación ilícitos. Las estimaciones se publican con la advertencia de que son solo "estimaciones" y que los resultados cuantitativos no deben verse como números precisos, sino que representan el punto medio de un rango de probabilidad estadística que se amplía a medida que se agregan variables adicionales. pasar de la cosecha a la droga refinada (DEPARTAMENTO DE ESTADO DE LOS ESTADOS UNIDOS, 2021).

Cuando es necesario, se revisa el proceso de estimación y, en ocasiones, las propias estimaciones se realizan en campo utilizando recursos tecnológicos, como la clandestinidad y violencia del tráfico ilícito de drogas, el clima, las características geográficas y las grandes extensiones de las áreas afectadas. por cultivos ilícitos dificultan las investigaciones de campo y la capacidad de recolectar información confiable en regiones diversas y de difícil acceso (DEPARTAMENTO DE ESTADO DE LOS ESTADOS UNIDOS, 2021).
Las tecnologías y técnicas analíticas también se emplean en la metodología para producir estimaciones de la producción potencial de medicamentos. Estas técnicas se revisan anualmente y, cuando es posible, se aplican nuevas técnicas a los datos de años anteriores con los ajustes correspondientes, pero a menudo, especialmente en el caso de las nuevas tecnologías, solo se pueden aplicar de forma prospectiva. Las estadísticas publicadas en el INCSR sobre drogas ilícitas representan el estado actual del arte y, a medida que se emplean nuevas tecnologías, la información y la precisión de las estimaciones tienden a mejorar (DEPARTAMENTO DE ESTADO DE LOS ESTADOS UNIDOS, 2021).

Específicamente para la estimación de cultivos ilícitos, las técnicas de muestreo se aplican en áreas con cantidades estratégicas de cultivos ilícitos o en áreas con mayor probabilidad de tener cultivos ilícitos. Además, se analizan varios conjuntos de datos, incluidos datos de erradicación, datos de incautaciones, información de investigaciones policiales, series históricas de investigaciones de campo, entre otras fuentes de información; luego se detectan áreas de cultivos ilícitos y, a través de una constante revisión y actualización, se identifican y evalúan nuevas áreas utilizando técnicas estadísticas comprobadas. Los resultados obtenidos respaldan al gobierno de los EE. UU. para la estimación anual de cultivos ilícitos en cada país, así como contribuyen a las operaciones de interdicción y erradicación que realizan las fuerzas del orden (DEPARTAMENTO DE ESTADO DE LOS ESTADOS UNIDOS, 2021).

Las estimaciones para la producción de hoja de coca, cocaína, marihuana, opio y heroína son estimaciones potenciales, es decir, la metodología aplicada por el INCSR asume que todo el cultivo de coca, cannabis y amapola es cosechado y procesado para la producción de drogas ilícitas. Esta es una suposición razonable para la hoja de coca en Colombia; sin embargo, en Bolivia y Perú, las estimaciones de producción potencial de cocaína tienden a ser menos adecuadas, ya que no consideran en el cálculo que parte de la producción corresponde a la hoja de coca masticada utilizada en productos que integran prácticas culturales locales, como té de coca (DEPARTAMENTO DE ESTADO DE LOS ESTADOS UNIDOS, 2021).

Con respecto a la producción de heroína en el suroeste y sureste de Asia y América Latina, la metodología aplicada por el INCSR asume que prácticamente toda la amapola se cosecha para la producción de goma de opio, pero cantidades sustanciales de opio asiático se consumen o almacenan, en lugar de transformarse en heroína. ; se desconoce la proporción de opio que finalmente se transforma en heroína (DEPARTAMENTO DE ESTADO DE LOS ESTADOS UNIDOS, 2021).

Al respecto, como parte de la metodología para identificar a un país como productor de cultivos/drogas ilícitas, o como país de tránsito, los criterios establecidos por el INCSR se describen en la Tabla 3.

Criterios establecidos por el INCSR

contexto brasileño

En el contexto brasileño, hay evidencias más expresivas de cultivo ilícito de cannabis sativa en el llamado “polígono de marihuana”, entre los estados de Pernambuco y Bahía, en la región Nordeste, con registros de cultivo desde el siglo XIX. Aunque no hay consenso sobre las ciudades que componen el polígono de marihuana, hay informes de que tales prácticas son más intensas en las regiones de Sertão y São Francisco, puntos estratégicos para el flujo y tráfico de drogas (ZAVERUCHA; OLIVEIRA; RODRIGUES, 2009) . ).

En los últimos 20 años, el Gobierno Brasileño, principalmente a través de la Policía Federal, ha intensificado sus acciones de represión y erradicación de cultivos ilícitos y, más recientemente, fue instituido a través de la Ordenanza nº 535, de 22 de septiembre de 2020, del MJSP, el Sistema Integrado y Seguro Programa de Medio Ambiente (Brasil MAIS), cuyo objetivo es promover el uso y la aplicación de la geotecnología y la teledetección para apoyar funciones y competencias en el área de seguridad pública (BRASIL, 2020) (MINISTERIO DE JUSTICIA Y SEGURIDAD PÚBLICA, 2021).

Entre las principales características del programa Brasil MAIS, se destaca la posibilidad de obtener imágenes satelitales de alta resolución espacial (Optical Images Planetscope 3 m), con imágenes continuas y resolución temporal diaria de todo el territorio nacional. Estas capacidades permiten a la Policía Federal y otras fuerzas de seguridad generar aplicaciones para la identificación y seguimiento de cultivos ilícitos, identificación de apertura de caminos irregulares y pistas clandestinas de aterrizaje en zonas asociadas al narcotráfico, seguimiento de embarcaciones sospechosas, entre otras actividades relacionadas. al crimen organizado, como la deforestación y la minería ilegal.

En el ámbito del Programa Brasil MAIS, se encuentra el Subprograma de Conciencia Situacional de teledetección, en el que se utilizan geoprocesamiento y teledetección con imágenes de alta resolución, así como herramientas de integración, distribución y análisis de imágenes, así como el desarrollo de investigaciones , algoritmos y técnicas para hacer frente a los problemas antes mencionados. Específicamente en lo que respecta a la identificación de cultivos ilícitos, la Policía Federal desarrolló un algoritmo que, mediante el uso de imágenes de teledetección y técnicas de aprendizaje profundo, permite la detección de cultivos ilícitos de cannabis con gran eficiencia (potencial para emitir una alerta después de que el cultivo alcance suficiente biomasa para diferenciación – de 2 a 2,5 meses). Esta metodología contribuyó al perfeccionamiento de las estrategias operativas de la Policía Federal en relación a la detección de cultivos ilícitos en la región nororiente del país (MINISTERIO DE JUSTICIA Y SEGURIDAD PÚBLICA, 2021).

Previamente fue necesario realizar, primero, vuelos de reconocimiento para identificar las zonas afectadas por cultivos ilícitos de marihuana y, posteriormente, se realizó otro pasaje aéreo para transportar los equipos de interdicción adscritos a las actividades de erradicación de cultivos ilícitos (MINISTERIO DE JUSTICIA Y SEGURIDAD PÚBLICA, 2021).

Estos procedimientos alertaron a las organizaciones criminales y, cuando llegó la Policía Federal, no fue posible dar con los responsables y realizar las diligencias en el hecho. Actualmente, con el uso de esta nueva metodología, la Policía Federal mejorará la capacidad para erradicar los cultivos ilícitos de marihuana en el territorio nacional, ya que la identificación inicial de los cultivos ilícitos se puede realizar de forma remota (MINISTERIO DE JUSTICIA Y SEGURIDAD PÚBLICA, 2021).

Resultados

Hay resultados que son comunes a las experiencias de diferentes países donde se ha implementado ICMP. Como resultado del proyecto, se aprecia un fortalecimiento de la capacidad de combate a los cultivos ilícitos, a través de la sistematización de información estadística y espacial continua e histórica, que permitan la planificación de acciones y políticas públicas con base en evidencia.

También vale la pena señalar que el proyecto es un ejemplo de cooperación institucional, ya que la implementación de la ICMP en las experiencias descritas implicó la integración de diferentes actores nacionales e internacionales. Asimismo, es evidente que cualquier enfoque para combatir los cultivos ilícitos no puede concebirse a nivel de un solo territorio, ya que el tema afecta tanto a los países productores como a los consumidores, donde existen importantes mercados y considerables flujos financieros. Por ello, compartir información, intercambiar experiencias y aportes metodológicos es parte esencial del trabajo desarrollado.

Mirando más de cerca los resultados a nivel nacional, es importante mencionar que Colombia se ha convertido en un líder regional en los esfuerzos contra el tráfico ilícito de drogas, como lo demuestran los niveles más altos de erradicación de cultivos ilícitos de coca desde 2012, cifras récord de incautaciones en últimos años y por su potencial para capacitar a otros organismos de seguridad en América del Sur (DEPARTAMENTO DE ESTADO DE LOS ESTADOS UNIDOS, 2021).

Entre los resultados y publicaciones del proyecto colombiano, se destaca la elaboración de la metodología para realizar el censo de cultivos ilícitos de coca a través de la ciencia SIG, sensores remotos y verificaciones de campo, realizada en 1999. publicar el “Censo Anual de cultivos de coca” , cuya primera edición se refiere a 2002, con posteriores publicaciones anuales hasta 2017. A partir de 2018, la publicación dio paso al “Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos”, también de edición anual, siendo la última publicada este año, con información de 2020.

En Marruecos, sin embargo, fue posible obtener una imagen precisa de la extensión del cultivo de cannabis en las provincias del norte del país. La ICMP identificó que: a) una cuarta parte de la tierra agrícola útil de la región está ocupada por la expansión del cultivo de cannabis; b) la mitad de los bajos ingresos anuales de 800.000 personas, o dos tercios de la población rural de esta región, dependen de las prácticas de cultivo de cannabis; c) un ecosistema frágil está cada año más amenazado por la deforestación y la erosión del suelo; d) un mercado anual de 10 millones de euros está en manos de redes de traficantes que operan principalmente en Europa. Estos hallazgos muestran la importancia económica de los cultivos ilícitos en el país, haciendo aún mayor el desafío de enfrentarlos.

Finalmente, en México destaca la elaboración de informes sobre “Monitoramento de Cultivo de Papoula”, con cuatro ediciones publicadas de 2016 a 2021, que abarcan información sobre el cultivo de 2014 a 2019. En este período se destruyeron 136.024,4 hectáreas de amapola. El año de mayor destrucción fue 2017, con 29.824,5 ha. El 2019 fue el año con menor área reportada, correspondiente a 11.843,9 ha, lo que indica una reducción del 49,9% (diferencia de 11.781,6 ha). Estos resultados se derivan de 1.153.392 actividades de interdicción dirigidas a la destrucción de cultivos ilícitos de amapola, correspondientes a aproximadamente 0,1 hectáreas de amapola destruidas por actividades de interdicción. En el mismo período, hubo una incautación anual promedio de 18,1 litros y 473,5 kg de heroína (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2021d).

En este sentido, se puede observar, con base en las experiencias mencionadas en este capítulo, que tales tecnologías son herramientas importantes y potenciales para el trabajo de las fuerzas de seguridad e instituciones relevantes para identificar, monitorear y prevenir cultivos ilícitos. Sin embargo, es importante enfatizar que la reducción y el control efectivo de estos cultivos constituyen un desafío complejo, ya que el problema es multicausal y, por lo tanto, exige enfoques integrales, multidisciplinarios y continuos.

En cuanto a las experiencias descritas y analizadas, se identificaron prácticas prometedoras que fueron decisivas para lograr resultados efectivos, tales como: la capacidad analítica y la integración de datos e información, así como la elaboración y difusión, entre los actores involucrados, de informes consolidados, la construcción de series de tiempo y análisis multivariados; el fortalecimiento de las capacidades institucionales y la cooperación interinstitucional y la mejora continua en relación con el desarrollo, revisión y actualización de técnicas y metodologías, buscando los mejores recursos disponibles. Adicionalmente, cabe mencionar la diversidad de especialidades requeridas para la consolidación de sistemas y herramientas de monitoreo más integrales, considerando las intersecciones con las distintas áreas del conocimiento.

Por lo tanto, los sistemas de monitoreo internacional aquí mencionados innovan al integrar datos e información de diferentes variables que componen la cadena de producción y comercialización de drogas ilícitas. En otras palabras, busca ampliar el conocimiento sobre procesos de producción de medicamentos, estimaciones de ingresos y precios, análisis de mercado y econométricos, aspectos socioeconómicos, entre otros, posibilitando subsidios cada vez más calificados para la toma de decisiones y la formulación de intervenciones. El mejoramiento de dichas capacidades y el uso de nuevas tecnologías son estrategias que ayudan en la estimación de la producción de drogas ilícitas e identificación de tendencias, lo que, finalmente, ayuda a los países en la formulación de políticas de control de drogas, estrategias alternativas de subsistencia y desarrollo. sostenible (OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO, 2008a).

notas al pie

  1. Disponible en: http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/_ato2004-2006/2006/lei/l11343.htm. Consultado el: 09 sep. 2021.
  2. La Cordillera de los Andes atraviesa la costa occidental de Sudamérica, abarcando los países de Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador, Chile y Argentina.
  3. Es el arte, la ciencia y la tecnología de obtener información confiable sobre objetos físicos y el medio ambiente a través del proceso de registro, medición e interpretación de imágenes y representaciones digitales de patrones de energía derivados de sistemas de sensores sin contacto.
  4. Recopilación integrada de datos y software de computadora utilizados para visualizar y administrar información sobre ubicaciones geográficas, analizar relaciones espaciales y modelar procesos espaciales. Un SIG proporciona un marco para agrupar y organizar datos espaciales e información relacionada para que pueda visualizarse y analizarse.
  5. Es el datum geocéntrico y el sistema de coordenadas más utilizado en la actualidad. Fue diseñado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. El datum geocéntrico es un punto de referencia que tiene su origen en el centro de masa de la Tierra desde el cual se toman medidas de posición para definir el sistema de coordenadas geográficas.
  6. Afganistán, Armenia, Albania, Bélgica, Belice, Bolivia, Brasil, Birmania, Cabo Verde, Canadá, China, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Países Bajos, Caribe Oriental, Ecuador, El Salvador, Georgia, Ghana, Guatemala, Guyana , Haití, Honduras, India, Indonesia, Irán, Jamaica, Kazajstán, Kenia, Kirguistán, República de Laos, Liberia, Malasia, Malí, México, Marruecos, Mozambique, Países Bajos, Nicaragua, Níger, Nigeria, Pakistán, Panamá, Perú, Filipinas, Rusia, Senegal, España, Surinam, Tayikistán, Tanzania, Tailandia, Trinidad y Tobago, Turquía, Turkmenistán, Ucrania, Reino Unido, Uzbekistán, Venezuela, Vietnam.

Referencias bibliográficas

BERG-NIGGENDIJKER, T. amapolas. 1 de junio 2006. 1 fotografía. Disponible en: https://www.flickr.com/photos/57846262@N00/346507781/. Consultado el: 20 de agosto. 2021.

BRASIL. Ordenanza N° 535, de 22 de septiembre de 2020. Establece el Programa Brasil MAIS. Gaceta Oficial: sección 1, Brasilia, DF, n. 184, pág. 73, 24 de septiembre 2020. Disponible en: https://www.in.gov.br/es/web/dou/-/portaria-n-535-de-22-de-setembro-de-2020-279178267. Acceso el: 10 dic. 2021.

BRASIL. Presidencia de la República. Ley N ° 11.343, de 23 de agosto de 2006. Establece el Sistema Nacional de Políticas Públicas sobre Drogas – Sisnad; prescribe medidas para prevenir el mal uso, atención y reinserción social de los consumidores y adictos a las drogas; establece normas para la represión de la producción no autorizada y el tráfico ilícito de drogas; define los delitos y dicta otras disposiciones. Brasília: 23 de agosto. 2006. Disponible en: http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/_ato2004-2006/2006/lei/l11343.htm. Acceso el: 29 oct. 2021.

COLOMBIA. Resolución No. 20, de 12 de mayo de 2006. Consejo Nacional de Estupefacientes. Diario Oficial: n. 46.311, 26 de junio de 2006. 2021b. Disponible en: https://normograma.info/mindef/docs/pdf/resolucion_cnestupefacientes_0020_2006.pdf. Consultado el: 16/12/2021.

OBSERVATORIO EUROPEO DE DROGAS Y TOXICOMANÍAS. Informe Europeo sobre Drogas 2021: Tendencias y Desarrollos. Oficina de Publicaciones de la Unión Europea. Luxemburgo: EMCDDA, 2021.

INTEGRIDAD FINANCIERA GLOBAL. El crimen transnacional y el mundo en desarrollo, 2017. Disponible en: https://gfintegrity.org/report/transnational-crime-and-the-developing-world/. Acceso el: 29 oct. 2021.

GREY-WILSON, C. Amapolas: una guía para la familia de las amapolas en la naturaleza y en cultivo. Portland, Oregón: Timber Press, 2000.

GUEVARA, D. Coca Erythroxylum coca. 2 de agosto 2018. 1 fotografía. Disponible en: https://www.inaturalist.org/observations/15059501. Consultado el: 20 de agosto. 2021.

JUNTA INTERNACIONAL DE CONTROL DE ESTUPEFACIENTES. La junta internacional de fiscalización de estupefacientes. JIFE. Disponible en: https://www.incb.org/incb/en/about.html. Consultado el: 21 de agosto. 2021.

LUCENA, A. Destruyen 410 plantas de coca y un centro de apoyo en la frontera con Colombia. Mundo YVKE. Zulia, Venezuela: 18 de noviembre. 2017. Disponible en: http://www.radiomundial.com.ve/article/destruyen-410-mil-plantas-de-coca-y-un-centro-de-acopio-en-la-frontera-con-colombia . Consultado el: 27 de agosto. 2021.

MINISTERIO DE JUSTICIA Y SEGURIDAD PÚBLICA. Brasil Programa MAIS – Ambiente Integrado y Seguro. YouTube, 7 de enero. 2021. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=vVqQ_ZAhEJk. Consultado el: 26 de agosto. 2021.

PERWEE, R. Manual de cannabis. Reino Unido: OXFORD University Press, 2014.

PINTO, J. Caracterización de actividades asociadas al tráfico ilícito de drogas en la zona fronteriza de Venezuela con Colombia, utilizando técnicas de percepción remota. Universidad Central de Venezuela. Tesis de Grado (Máster en Análisis Espacial y Gestión del Territorio). Venezuela: 2017. Disponible en: http://sibucv.ucv.ve/cgi-bin/koha/opac-detail.pl?biblionumber=243711. Acceso el: 29 oct. 2021.

PLOWMAN, T.; HENSOLD, N. Nombres, tipos y distribución de especies neotropicales de Erythroxylum (Erythroxylaceae). Bretaña, v. 56, núm. 1, pág. 1-53, 2004.

LA POLICÍA FEDERAL. Conferencia Jefe de la Policía Federal Marcos Paulo Pimentel. YouTube, 25 de junio. 2021. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=5brcqgH60X4&t=694s. Consultado el: 20 de agosto. 2021.

POLICIA NACIONAL DE COLOMBIA. Centro Internacional de Estudios Estratégicos contra el Narcotráfico. Segundo Boletín: Cannabis en Colombia, no. 2, 2017. Disponible en: https://www.policia.gov.co/centro-estudios-narcotrafico/productos. Consultado el: 27 de agosto. 2021.

POLICIA NACIONAL DE COLOMBIA. Dirección de Antinarcóticos. Centro Internacional de Estudios Estratégicos contra el Narcotráfico. Coca: Deforestación, contaminación y pobreza. Bogotá: Prensa Nacional de Colombia, 2014.

Rangel, G. Los satélites Miranda y Sucre han aportado más de un millón de imágenes en beneficio del país. Prensa del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. Portal Venezolano de Información en Ciencia y Tecnología. 15 de junio 2021. Disponible en: https://www.mincyt.gob.ve/satelites-miranda-y-sucre-han-aportado-mas-de-un-millon-de-imagenes-para-el-beneficio-del-pais / Consultado el: 27 de agosto. 2021.

SISTEMA INTEGRADO DE MONITOREO DE CULTIVOS ILÍCITOS. proyecto SIMCI. 2019. Disponible en: https://biesimci.org/index.php?id=57. Consultado el: 22 de agosto. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Acuerdo modificación del convenio de colaboración entre SEDENA, SEMAR, FGR, SRE y UNODC para la implementación del Proyecto MEXK54 “Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos en el Territorio Mexicano”🇧🇷 UNODC, 2020.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Boletín de Estupefacientes. Viena: V. 4, núm. 2, UNODC, 1953. Disponible en: https://www.unodc.org/unodc/en/data-and-analysis/bulletin/bulletin_1953-01-01_3_page004.html#n03. Consultado el: 20 de agosto. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Cannabis, una breve reseña. Viena: UNODC, 2013. Disponible en: https://www.unodc.org/documents/drug-prevention-and-treatment/cannabis_review.pdf. Consultado el: 24 de agosto. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Características agroculturales de los cultivos de coca en Colombia🇧🇷 Colombia: UNODC, 2010a.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Caracterización agrocultural del cultivo de amapola y los territorios afectados🇧🇷 Colombia: UNODC, 2019a.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Cocaína: un espectro de productos. Información sobre la cocaína 2. Viena: UNODC, 2021a. Disponible en: https://www.unodc.org/documents/data-and-analysis/cocaine/Cocaine_Insights_2021_2.pdf. Consultado el: 07 oct. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. CRIMJUST – Capacitación Virtual para la Investigación de la Producción y el Tráfico de Cocaína🇧🇷 UNODC, 2021b.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Ecuador: Monitoreo de cultivos de coca. Ecuador: UNODC, 2010b. Disponible en: https://www.unodc.org/documents/crop-monitoring/Ecuador/Ecu09_Coca_Survey_es.pdf. Consultado el: 25 de agosto. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Heroína. Campaña internacional de la ONU coordinada por UNODC. Viena: UNODC, 2021c. Disponible en: https://www.unodc.org/drugs/es/get-the-facts/heroin.html. Consultado el: 20 de agosto. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. La Heroína: Caracterización Química y Mercado Interno🇧🇷 Colombia: UNODC, 2016.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Marruecos: Encuesta Sur Le Cannabis 2003. Marruecos: UNODC, 2003.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Marruecos: Encuesta Sur Le Cannabis 2005. Marruecos: UNODC, 2007.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. México: Monitoreo de Plantaciones de Amapola 2018 – 2019🇧🇷 UNODC, 2021d.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Seguimiento y verificación de cultivos ilícitos. Viena: UNODC, 1999. Disponible en: https://www.unodc.org/unodc/en/Resolutions/solution_1999-03-25_3.html. Consultado el: 22 de agosto. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Vigilancia de la producción de cultivos ilícitos. Viena: UNODC, 2008a. Disponible en: https://www.unodc.org/unodc/en/frontpage/monitoring-illicit-crop-production.html. Consultado el: 25 de agosto. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Vigilancia de la producción de cultivos ilícitos. Viena: UNODC, 2008b. Disponible en: https://www.unodc.org/unodc/en/frontpage/monitoring-illicit-crop-production.html. Consultado el: 25 de agosto. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Sistema Integrado de Vigilancia de Cultivos Ilícitos (SIMCI). Colombia: Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2020. Bogotá: UNODC, 2021e.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Sistema Integrado de Vigilancia de Cultivos Ilícitos (SIMCI). Colombia: Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2017. Bogotá: UNODC, 2018.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI). Bogotá: UNODC, 2019b. Disponible en: https://www.biesimci.org/index.php?id=6. Consultado el: 07 oct. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Serie Módulo Universitario, Crimen Organizado. Módulo 3: Mercados del Crimen Organizado. UNODC, 2021f. Disponible en: https://www.unodc.org/e4j/tertiary/organized-crime.html. Acceso el: 29 oct. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. UNODC y el monitoreo de cultivos ilícitos. Viena: UNODC, 2021g. Disponible en: https://www.unodc.org/unodc/en/crop-monitoring/index.html. Consultado el: 25 de agosto. 2021.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Informe Mundial sobre las Drogas 2010. Viena: UNODC, 2010c.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Informe Mundial sobre las Drogas 2019. Viena: UNODC, 2019c.

OFICINA DE DROGAS Y CRIMEN DE LAS NACIONES UNIDAS. Informe Mundial sobre las Drogas 2021. Viena: UNODC, 2021h.

NACIONES UNIDAS. Conferencia de las Naciones Unidas para la Adopción de una Convención Única sobre Estupefacientes. Convención única sobre estupefacientes, 1961. Nueva York: Naciones Unidas, 1961.

NACIONES UNIDAS. Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de 1988. Viena: Naciones Unidas, 1988.

ESTADOS UNIDOS DEPARTAMENTO DEL ESTADO. Informes de la estrategia internacional de control de estupefacientes de 2021. 2021. Disponible en: https://www.state.gov/2021-international-narcotics-control-strategy-report/#:~:text=The%202021%20International%20Narcotics%20Control,trade%20in%20Calendar%20Year %202020. Acceso el: 10 dic. 2021.

SERVICIO DE PESCA Y VIDA SILVESTRE DE LOS ESTADOS UNIDOS. Una fotografía de cáñamo (Cannabis sativa L.) en el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Sherburne. 1 de agosto 2007. 1 fotografía. Disponible en: https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=21916. Consultado el: 20 de agosto. 2021.

BLANCO, R. Delitos ambientales transnacionales: Hacia una criminología eco-global. Londres: Taylor & Francis, 2011.

ZAVERUCHA, J.; OLIVEIRA, A; RODRIGUES, E. Polígono Marihuano: contexto socioeconómico, homicidios y el papel del Ministerio Público. Seguridad con Recaudación de Ciudadanía, v. 1, pág. 175-194, 2009.

EnglishPortugueseSpanish